La chinchilla doméstica

Chinchillas silvestres | Colabora con nosotros | El libro de las chinchillas
Clasificación taxonómica | Chinchilla lanigera | Chinchilla brevicaudata
Generalidades | Musculo-esqueleto | Organos internos | Organos de los sentidos
Datos biológicos generales | Hematología | Urología | Nutrición | Determinación de la edad
Medicina interna | Enfermedades infecciosas | Dermatología | Oftalmología | Odontología | Traumatología | Toxicología | Oncología | Etología | Zoonosis
Radiología | Ecografía abdominal | Ecocardiografía | Laboratorial
Procedimientos quirúrgicos | Fluidoterapia | Antibacterianos | Antifúngicos | Antiparasitarios | Analgésicos | Anestésicos y sedantes | Otros
CITES | Legislación europea | Legislación nacional | Legislación autonómica | Legislación local
Anatomía | Fisiología | Patología | Genética | Nutrición
Libros | Capítulos específicos en libros | Referencias en libros | Artículos específicos en revistas | Referencias en revistas | Tesis doctorales
Patología | Cirugía | Reproducción y Obstetricia | Etología | Diagnóstico por imagen

Alojamiento de la chinchilla doméstica


Al contrario de lo que se cita en la bibliografía, las jaulas para chinchillas no necesitan tener una base muy grande y poca altura. Algunos autores hablan de una anchura mínima de un metro. Esto es incorrecto y sólo hay que ver el comportamiento de las chinchillas para darse cuenta. En una jaula amplia con estantes a varios niveles de altura, el lugar donde menos tiempo permanecen es en el suelo. La verdad es que cada chinchilla encuentra más cómoda una altura que otra. Pero al suelo descienden sólo para orinar, beber y comer. Y estas dos últimas cosas si la bebida y la comida están a ese nivel, porque si están a cierta altura, sólo bajan para orinar. Las chinchillas de la fotografía inferior muestran sus preferencias por la parte más alta de su jaula.
Nuestro consejo es que se adquiera o se construya la jaula más grande posible. Hay que recordar que pasan la mayor parte del día encerradas, especialmente durante la noche que es cuando más activas están. Existen multitud de modelos excelentes en el mercado. Nuestra sugerencia es que tenga más altura que base y que disponga de estantes a varias alturas.

Aunque pueda parecer lo contrario, las chinchillas tienen bastante fuerza y una inteligencia bastante aguda a la hora de buscar la manera de escaparse de la jaula. Es importante observar si las puertas de la jaula tienen un cierre seguro. Si no lo tienen más vale poner algún tipo de mecanismo que las cierre perfectamente. Son muy útiles los candados pequeños o los mosquetones.

Cuando se fabrique uno mismo la jaula hay que tener la precaución de no utilizar ningún material tóxico. Si se utiliza madera hay que comprarla en bruto, sin ningún tipo de tratamiento anti-hongos o anti-termitas. Es preferible no pintar las rejillas o las mallas metálicas, ya que las chinchillas tienen la costumbre de roerlas. No hay pintura que se adhiera los suficientemente fuerte como para que no sean capaces de arrancarla. No deben emplearse pinturas anticorrosión (como el minio) ya que llevan plomo que es muy tóxico.

Las jaulas comerciales suelen ser bastante parcas en equipamiento. Las mejores traen como máximo dos estantes de madera y si hay mucha suerte tendrán una protección en aluminio del borde más expuesto. Si no lo trae, sería bueno comprar uno y ponérselo, ya que estos bordes acaban totalmente roídos.

Debido a su afán roedor, las chinchillas son capaces de destrozarlos en no demasiado tiempo, por eso es conveniente, a la vez que se protegen los estantes, proporcionarles juguetes de madera o ramas de árbol para que se desahoguen con esto y no con los estantes. En el caso de proporcionar ramas de árbol, se debe uno asegurar de que no han sido tratados con pesticidas u otras substancias químicas. Es imposible citar una lista de las maderas que sean aptas para roer, pero como indicación se pueden emplear las de frutales o de pino no resinero.

Se deben poner estantes o ramas, de manera que se aproveche toda la altura de la jaula y les ofrezcamos reposaderos a distintas alturas. Aprovechan estos lugares para descansar y para hacer ejercicio. Cuantas más cosas haya en la jaula, mayores estímulos tendrán para combatir el aburrimiento. Cuando están activas, las chinchillas se mueven mucho y con bastante rapidez, por lo que estos estantes deben fijarse firmemente.

Como fondo de muchas jaulas comerciales hay una rejilla metálica. Su misión es dejar caer los excrementos hacia una bandeja que está por debajo, para que el lugar donde pisan las chinchillas esté más limpio e higiénico. Esta rejilla o malla metálica debe tener huecos los suficientemente grandes como para que pasen las heces, pero lo suficientemente pequeños como para que no entre un pie.

En nuestra opinión, deben evitarse este tipo de suelos por dos motivos. El primero es que generalmente no están lo suficientemente fijos y cada vez que las chinchillas saltan hacen mucho ruido. El segundo es que suelen estar pensados para chinchillas adultas, pero no para las crías que tienen extremidades de bastante menor tamaño. Por estas razones aconsejamos que se retiren estos suelos en los casos que sea posible y que se utilice como suelo el fondo de la jaula.

Existen muchos tipos de sustratos para poner como material absorbente en el suelo de las jaulas. Las diferencias entre unos y otros son, principalmente, el precio y la capacidad absorbente de orina. Desechamos las tiras de papel de periódico por su casi nula capacidad de absorción y por la presencia de tinta. Las chinchillas probablemente lo ingerirían y acabarían intoxicadas. Tampoco debemos utilizar arena para gatos. Este sustrato tiene ciertamente una buena capacidad de absorción, pero por el contrario es muy abrasivo. Nuestra recomendación casi exclusiva es para los sustratos de origen vegetal. La principal ventaja es que en el caso de ser ingeridos no darán ningún problema, al ser las chinchillas animales herbívoros. Haremos una breve descripción de los sustratos más fácilmente disponibles en el mercado en un orden de mayor a menor calidad.

  • Bloques de viruta prensada: se presentan en bolsas de entre 5 y 10 litros. Existen envases mayores que se pueden conseguir más difícilmente, pero que son económicamente más rentables. Tienen gran capacidad de absorción y se disgregan según van absorbiendo la orina. Cada bloque tiene el peso suficiente como para que las chinchillas no los tiren fuera de la jaula al moverse.



  • Copos de maíz: es un granulado desecado de mazorcas de maíz. Se presenta en bolsas de 10 litros. Tienen menor capacidad de absorción que los bloques y son de tamaño y peso bastante reducidos, por lo que con el movimiento de las chinchillas se sale de la jaula una cierta cantidad.



  • Viruta de madera: se presenta en envases prensados de 1 y 2’5 kilos. Quizá es el material más utilizado, debido a su menor precio, aunque hay opciones realmente más satisfactorias. No tiene demasiada capacidad absorbente y hay que renovar el sustrato bastante frecuentemente. Debido a su escaso peso las chinchillas al moverse tiran bastante cantidad fuera de la jaula.



En el suelo de la jaula debe situarse un refugio para que las chinchillas se escondan cuando lo deseen. Los mejores son los de madera, ya que son bastante pesados y firmes. Es difícil encontar refugios de calidad específicos para chinchillas. Hemos visto algunos hechos con trozos de corcho realmente bonitos, pero que brindan poca seguridad a una chinchilla que intente refugiarse en ellos. Por ello recomendamos los nidos para grandes psitácidas, ya que son fuertes y tienen una boca de entrada perfecta para el tamaño de una chinchilla adulta. Además tienen la entrada en un extremo de modo que el otro extremo del nido ofrece gran seguridad a las chinchillas. En el caso de que no sea posible disponer de uno de estos nidos, debido a su gran tamaño, se pueden utilizar los refugios de plástico específicos para roedores.

Nido de madera de gran tamaño pensado inicialmente para la cría de loros de gran tamaño
Nido de plástico especial para roedores

Existen multitud de modelos de comederos y bebederos. Los comederos generalmente están fabricados en acero, aunque hay modelos de plástico.

Puede utilizarse cualquiera siempre que se tenga en cuenta que queden sujetos firmemente a la jaula, que soporten el peso de una chinchilla y que se limpien diariamente. Si se escoge un comedero de plástico debe ser lo suficientemente duro como para que la chinchilla no lo roa.

Con los bebederos hay que tener especial cuidado de que los depósitos no queden al alcance de la boca de las chinchillas, ya que son verdaderas especialistas en romperlos. Los mejores son los de cristal, aunque es bastante infrecuente encontrarlos en los comercios. Normalmente se encuentran sólo los fabricados de plástico. Hay que intentar encontrar alguno que sea de plástico duro.

Cuando haya crías hay que poner los comederos y los bebederos a su altura o si no les resultará imposible comer o beber.

Como ya hemos dicho, los comederos se limpiarán todos los días. Y debe limpiarse también la comida, ya que es bastante frecuente que haya excrementos ya que se suben a comer encima, e incluso dentro, de los comederos.

Los bebederos se limpiarán semanalmente. Se debe comprobar diariamente que funcionen perfectamente. Esto quiere decir que no estén obstruidos ni que goteen.

El último accesorio necesario es una “bañera” para chinchillas. Se venden algunas diseñadas específicamente para este fin. Constan de dos piezas de plástico. La inferior es el recipiente donde se coloca la arena y la superior es un marco con los bordes girados hacia el interior. Son verdaderamente útiles porque evitan que se salga la mayor parte de la arena con los movimientos de la chinchilla durante el baño. Existe todavía un modelo diseñado en forma de caseta y que es realmente más útil. La chinchilla se baña en el interior y apenas se desperdicia arena.

También pueden emplearse con este fin las bandejas de arena para gatos. Hay modelos de pequeño tamaño que son muy fáciles de conseguir. Como última opción, se puede utilizar cualquier recipiente plástico que sea profundo. Es importante asegurarse de que esté fabricado con plástico de uso alimentario, ya que así sabremos que no lleva ningún componente tóxico.


Quiénes somos | Contacta con nosotros | ©2006 Centro Veterinario CARLINDA